Abordamos la actual crisis de salud materno infantil en Estados Unidos agravada por el COVID-19
Don't miss the big stories. Like us on Facebook.  

(BPT) - Para toda futura mamá, una de las tareas más importantes es encontrar un proveedor de atención prenatal que le garantice un embarazo saludable para ella y su bebé. Lamentablemente, en Estados Unidos, son demasiadas las mujeres que tienen acceso limitado a ese servicio, si es que lo tienen, lo cual es peligroso tanto para las futuras madres como para toda mujer en edad reproductiva.

De los países desarrollados, el nuestro sigue siendo uno de los más peligrosos para parir, y el acceso desigual a la atención médica es uno de los factores. Más del 54 % de los condados en Estados Unidos tienen un acceso limitado a la atención de maternidad, y allí viven siete millones de mujeres en edad reproductiva. Si bien la mayoría de los llamados “desiertos” de atención en maternidad se encuentran en condados rurales, no quiere decir que las áreas urbanas ofrezcan una buena atención, dado que allí viven 740.000 mujeres que no tienen acceso a ese servicio.

Para abordar estas desigualdades en el cuidado prenatal y los desafíos que muchas mujeres de esas áreas deben enfrentar, Enfa, del portafolio de marcas de RB, y March of Dimes se asociaron para crear Better Starts for All, un conjunto de servicios de maternidad presenciales y virtuales para las áreas que más lo necesitan. Este programa está diseñado para ayudar a todas las mamás y sus bebés a tener el mejor comienzo posible, más allá de los desafíos sociales, culturales y económicos.

“Estados Unidos está atravesando una crisis de salud materno infantil, exacerbada por la pandemia de COVID-19. Las mujeres que viven en desiertos de atención en maternidad corren mayores riesgos debido al acceso limitado a la atención médica”, dijo el Dr. Rahul Gupta, director de medicina y salud, vicepresidente senior y director científico interino de March of Dimes. “Cada doce horas muere una mujer por complicaciones relacionadas con el embarazo, y los CDC informan que se puede evitar el 60 % de los casos. Mediante la alianza Better Starts for All, estamos probando estrategias innovadoras para mejorar el acceso y los resultados de salud en los desiertos de atención en maternidad”.

El impacto de la pandemia en el acceso a la atención de maternidad

Las presiones causadas por la pandemia intensificaron los obstáculos que deben enfrentar las mujeres que viven en los desiertos de atención en maternidad, por lo que resulta aún más difícil acceder a una atención adecuada. Es posible que las embarazadas falten a un control prenatal por miedo a exponerse al COVID-19, lo que puede retrasar o impedir que reciban un diagnóstico y aumentar el riesgo de morbilidad y mortalidad materna. De hecho, en un informe reciente se reveló que una de cada cuatro embarazadas ha faltado a un control prenatal desde que comenzó la pandemia.[1] Además, algunas de las barreras que dificultan el acceso a la atención son cada vez más grandes a causa de la pandemia:

  • Transporte: En algunos casos, las mujeres que viven en zonas rurales deben recorrer distancias muy largas para acceder a la atención, y las que viven en áreas urbanas dependen del transporte público. Sin un vehículo o con medios de transporte público limitados a causa de las restricciones por el COVID-19, muchas mujeres de zonas rurales y urbanas no pueden asistir a las citas.
  • Seguro médico: Las mujeres sin seguro médico tienen menos probabilidades de recibir cuidados preventivos y prenatales, por lo que aumenta el riesgo de obtener malos resultados de salud. El acceso a la atención ha empeorado durante la pandemia a causa de los despidos y la consecuente pérdida del seguro médico provisto por el empleador, que afectaron a las afroamericanas y las latinas de manera desproporcionada. Esto aumenta la disparidad en el acceso a la atención y los riesgos de desarrollar problemas de salud relacionados con el embarazo.[2]
  • Acceso a Internet: Si bien la industria del cuidado de la salud está incorporando la telemedicina cada vez más, existe una disparidad en la cobertura de Internet y de teléfonos celulares que afecta en particular a las comunidades rurales y de bajos ingresos, lo que dificulta el acceso virtual a la atención médica.

Support our journalism. Subscribe today. →

Better Starts for All cierra la brecha de la desigualdad en salud materna

“En RB estamos muy orgullosos de trabajar junto a March of Dimes en la iniciativa Better Starts for All para brindar a las mujeres el acceso esencial a la atención prenatal”, dijo Pat Sly, vicepresidente senior de Nutrición de América del Norte y Europa de RB. “Dado que la pandemia agrava la situación para las nuevas mamás, esta alianza nos permite hacer una diferencia significativa en el abordaje de las desigualdades en atención prenatal donde más se necesita, para garantizar a todas las madres y sus bebés el acceso a la educación, los recursos y el cuidado que necesitan y se merecen”.

En primer lugar, Better Starts for All se enfocará en mejorar el acceso a la atención médica para más de 7.000 embarazadas en diez condados del sudeste de Ohio, así como los Wards 7 y 8 de Washington D. C., dos comunidades que históricamente han enfrentado varios obstáculos socioeconómicos y de salud que empeoran los resultados para las madres y sus bebés. El programa ofrecerá un conjunto de intervenciones para brindar apoyo, educación y atención clínica a las comunidades que lo necesitan, que incluye:

  • Servicios de salud móviles: Un vehículo sanitario que llevará atención prenatal y otros servicios de salud materna a las áreas que tienen un acceso limitado.
  • Atención obstétrica de apoyo: Un modelo de cuidados prenatales grupales que brinda atención clínica, educación y apoyo en un contexto grupal.
  • Educación virtual y guiada: Educación prenatal online guiada para grupos que se ajusta a las necesidades de la comunidad.
  • Coalición comunitaria: Una coalición de proveedores comunitarios que desarrolla e implementa estrategias innovadoras para aumentar el acceso a los cuidados en los desiertos de atención en maternidad.
  • Atención obstétrica de apoyo virtual: Una solución de telemedicina totalmente funcional para la virtualización de la atención obstétrica en comunidades difíciles de alcanzar.

Better Starts for All lucha para concientizar sobre la crisis de salud materno infantil e inspira al público a involucrarse y trabajar para lograr eliminar los desiertos de atención en maternidad de Estados Unidos. Para saber más y descubrir cómo participar de este movimiento poderoso, visita BetterStartsForAll.com.

Tanto en Enfa, del portafolio de marcas de RB, como en March of Dimes apoyamos la recomendación de la Organización Mundial de la Salud de la lactancia materna exclusiva durante seis meses, y el mantenimiento de la lactancia materna hasta los dos años o más.



[1] Trends in pregnancy and childbirth complications in the U.S. (17 de junio de 2020). Recuperado el 11 de febrero de 2021 de https://www.bcbs.com/the-health-of-america/reports/trends-in-pregnancy-and-childbirth-complications-in-the-us

[2] Ewing-Nelson C. June Brings 2.9 Million Women’s Jobs Back, Many of Which are at Risk of Being Lost Again. National Women’s Law Center. 2 de julio de 2020. Disponible en: https://nwlc.org/resources/june-jobs-report/